09 julio 2006

Contra Jaime Gil de Biedma


De qué sirve, quisiera yo saber, cambiar de piso,
dejar atrás un sótano más negro
que mi reputación -y ya es decir-,
poner visillos blancos
y tomar criada,
renunciar a la vida de bohemio,
si vienes luego tú, pelmazo,
embarazoso huésped, memo vestido con mis trajes,
zángano de colmena, inútil, cacaseno,
con tus manos lavadas,
a comer en mi plato y a ensuciar la casa?

Te acompañan las barras de los bares
últimos de la noche, los chulos, las floristas,
las calles muertas de la madrugada
y los ascensores de luz amarilla
cuando llegas, borracho,
y te paras a verte en el espejo
la cara destruida,
con ojos todavía violentos
que no quieres cerrar. Y si te increpo,
te ríes, me recuerdas el pasado
y dices que envejezco.

Podría recordarte que ya no tienes gracia.
Que tu estilo casual y que tu desenfado
resultan truculentos
cuando se tienen más de treinta años,
y que tu encantadora
sonrisa de muchacho soñoliento
-seguro de gustar-es un resto penoso,
un intento patético.
Mientras que tú me miras con tus ojos
de verdadero huérfano, y me lloras
y me prometes ya no hacerlo.

Si no fueses tan puta!
Y si yo no supiese, hace ya tiempo,
que tú eres fuerte cuando yo soy débil
y que eres débil cuando me enfurezco...
De tus regresos guardo una impresión confusa
de pánico, de pena y descontento,
y la desesperanza
y la impaciencia y el resentimiento
de volver a sufrir, otra vez más,
la humillación imperdonable
de la excesiva intimidad.

A duras penas te llevaré a la cama,
como quien va al infierno
para dormir contigo.
Muriendo a cada paso de impotencia,
tropezando con muebles
a tientas, cruzaremos el piso
torpemente abrazados, vacilando
de alcohol y de sollozos reprimidos.
Oh innoble servidumbre de amar seres humanos,
y la más innoble
que es amarse a sí mismo!

Jaime Gil de Biedma, Poemas póstumos, 1968


Powered by Castpost

Recitado por el propio autor

Jaime Gil de Biedma (Barcelona, 1929-Barcelona, 1990) fue considerado tras la publicación de Poemas postumos (1969) como la máxima figura de la poesía de la experiencia. ¿Qué quiere decir esto? ¿Acaso toda gran poesía no parte de la experiencia? Para entenderlo hemos de partir de los dos grandes temas de la poesía de Gil de Biedma: “el tiempo y yo”. Su poesía pugna por crearse una identidad para conjurar los efectos devastadores del paso del tiempo. En este sentido, la temporalidad está íntimamente ligada al análisis de la experiencia y que es revivida en el poema. Su poesía parte, pues, de la contemplación y el análisis de la vida en su discurrir temporal. No hay tema que más le obsesione, como a tantos poetas, como el paso del tiempo. De hecho, a partir de Poemas póstumos el poeta, ya totalmente desencantado y vencido por el tiempo y la vida, dejó de publicar con excepción de su nueva recopilación Las personas del verbo, Barcelona, 1975, y mantuvo un consecuente silencio hasta la publicación póstuma en 1991 de sus descarnadas memorias Retrato del artista en 1956 tal y como él había dejado indicado.

En este poema asistimos a un desdoblamiento o escisión de identidad del poeta mediante la técnica del monólogo dramático. El poeta se enfrenta a sí mismo con ironía distanciadora. El tono es conversacional o “interpersonal” lo que intensifica su sensación de viveza a la vez que ayuda a no tomar demasiado “en serio” el poema.

Imágenes heterodoxas del doble del poeta volviendo a casa borracho tras noches de desvarío: “Te acompañan las barras de los bares/ últimos de la noche, los chulos, las floristas,/ las calles muertas de la madrugada/ y los ascensores de luz amarilla”. Su experiencia es la de amante derrotado, la de noctámbulo empedernido que siente, que ve delante del espejo que está envejeciendo, y dice que a partir de los treinta años querer seguir siendo joven resulta patético. Se evidencia en el poema un cierto resentimiento con la vida que le lleva a este tono irritado dirigido contra sí mismo, pero sin dejar de buscar un tono objetivo en el discurso poético.

La poesía de Gil de Biedma está influida más por la inglesa de poetas como Auden, Pound y Elliot a partir de su estancia en Oxford en 1953. Mantuvo correspondencia con Luis Cernuda, otro poeta cuya poesía se caracteriza por su influencia inglesa. Sin embargo, será el conocimiento de los grandes poetas elegiacos latinos –Catulo y Propercio- , sobre todo a partir de Moralidades (1966) el que le llevará a esa poesía de carácter autobiográfico y subjetivo que conocemos. Coincide con Catulo en su reacción contra la falsa moral de la sociedad contemporánea, en el aprecio de la amistad, en el diálogo consigo mismo que vemos en este poema, y en la exaltación del amor y el erotismo. La influencia de Catulo fue, pues, decisiva. Le llevó a derivar de la poesía social de la primera etapa a la poesía de la experiencia. De Propercio tomará la idea del amor como servidumbre o esclavitud, que exponen al amante a la degradación por la sumisión absoluta a la persona amada.

El poema concluye con la idea de la servidumbre del amor que hemos citado y la constatación de la dificultad de amarse a uno mismo, la más terrible prueba en el centro de la identidad humana, compleja y contradictoria. Los lectores somos cómplices de sus confidencias íntimas y de su devenir vital.

26 comentarios:

juanpoz dijo...

Mal estaría que no dejara oír mi voz ante un poema que me retrata. Vivir desdoblado es una infamia, y una pesadez enojosa. Se te confunden las voces y, como se dice vulgarmente, se te hace la picha un lío cuando quieres sacar algo en claro de ti, aparte del tedio de soportarte y el sopor de portarte como un regalo envenenado al que no le haces ascos. Convivir con el propio enemigo, al que tanto se le ama, es una maldición que, en las palabras de Gil de Biedma se convierte en una ben-dición, porque su discurrir coloquial tiene la virtud de construir una escena en la que podemos meternos con total naturalidad, como si hubiéramos sido nosotros quienes hubiéramos escrito el poema. ¡Esos son los grandes poemas! Aquellos en los que podemos habitar y sentirnos en casa, en nuestra propia casa, hecha a nuestra medida.

El Serch dijo...

En efecto,un poeta que me retrata. me sugiere muchas cosas y entonces pasan muchos pensamientos, viviencias, proyecciones que me sugieren y que se activan sólo de escuchar y leer a esta autor.

No cabe duda que el poder del lenguaje es grande.

Y más el de los poetas.

Gracias de nuevo por este espacio.

Saludos en estas vacaciones donde he tenido que quedarme para estudiar y avanzar en mi tesis. Gadamer lo vale!

Rodolfo N dijo...

Joselu:
Te felicito una vez màs?.No basta!
Excelente poesìa, el comentario de la misma, tan profundo...duele.
Ademas la tecnologìa de escuchar la palabra...
Genial.
Abrazos amigo.

El Serch dijo...

Holas! Aquí visitando para ver nuevo post. Sigo al pendiente.

Por cierto, he visto en varios blogs que recurren mucho a Cátulo. Lo digo por aquello de la influencia que tiene en Jaime Gil de Biedma.

Muy bien. Por aca te visito.

Sergio.

Víctor Manuel Ramos dijo...

Para mi este poema que pones es un buen testamento de la fragilidad humana.

Una sugerencia, para cuando regreses: ¿podrías usar otras letras, negrillas, o algo así? Cuesta un poco leer las letras blancas y finas en el fondo que tienes.

Cacaseno dijo...

Soy el Presbítero Carlo Cacaseno, acabo de leer sus pavadas y me considero ofendido por el agravio a mi apellido. Su chiste puede divertir a algunos estúpidos ateos o algun irreligioso libertino; pero a mi me ha indignado, le invito a visitar mi página Web y leer lo que he publicado.
http://www.cacaseno.com.ar

Carlo Cacaseno+

Penelope dijo...

Muy bueno.. nolo conocia.. gracias por presentarmelo.. muchos besos

Anónimo dijo...

Por citar otros versos de Gil de Biedma:

DE VITA BEATA

En un viejo país ineficiente,
algo así como España entre dos guerras
civiles, en un pueblo junto al mar,
poseer una casa y poca hacienda
y memoria ninguna. No leer,
no sufrir, no escribir, no pagar cuentas,
y vivir como un noble arruinado
entre las ruinas de mi inteligencia.


http://elsexodelasmoscas.bitacoras.com

Isabel Romana dijo...

Me ha gustado muchísimo este post. Es un placer releer el poema de Gil de Biedma, y para mí, muy interesante esa reseña sobre el autor. Desconocía la influencia de Catulo sobre su obra y ha sido para mí una grata sorpresa: precisamente acabo de terminar una serie de 20 posts "novelando" los amores de este poeta con Clodia ("La muchacha de Catulo" es el título de la serie). Muchas personas participaron colgando en sus páginas poemas de Catulo o textos inspirados en él.
Felicidades por la labor de difusión que haces. Saludos cordiales.

Rodolfo N dijo...

Amigo , simplemente para visitarte.
Vuelve pronto.

Paco dijo...

¿Para cuándo un nuevo comentario de texto? Lo esperamos con impaciencia.

principemestizo dijo...

wao!!! lo relei una y otra vez, no deja de maravillarme unas letras bien escritas, saludos

simalme dijo...

No me habia dado cuenta de que estaba retomado. Una verdadera alegria y un placer. Qué bien.

Agustín Romero Barroso dijo...

Oposiciones en el año 1990, año de la muerte de Gil de Biedma. Ese poema fue reproducido en bastantes diarios, medios, etc.
Se presentaron ese año unos 6.000 opositores para Lengua y Literatura Castellanas de institutos de secundaria. En la primera fase de la oposición, apartado de prácticas, salió ese poema de Jaime Gil de Biedma, "Contra Jaime Gil de Biedma", sólo que le habían quitado el título, y no nos decían el autor del texto, como es obvio. Bien pues ningún opositor adivinó ni supo quien era el autor. Y no se trataba de averiguarlo, sino de comentar el texto, de forma literaria y linguística, etc. Se daba por muy válido si decías la autoría. Los tribunales, que eran entonces pocos , unos cinco, siguieron muy de cerca el asunto y me costa porque hice mucha amistad con un miembro de uno de ellos, porque estaba en el mío y me felicitaron: Fui el único de todos los opositores que afirmó, tras un comentario modélico, según me dijeron, que guardan como oro en paño, me dicen todavía, fui el único que afirmó que el autor era Jaime Gil de Biedma. O sea que había leído el texto antes, y lo conocía.
A tal punto llega la zopenquez de alguna gente mayoritaria que estudia literatura castellana... Yo era la primera vez que me presentaba a oposiciones y aprobé, sobre todo por el impecable trabajo sobre ese poema, que había leído una o dos veces sólamente. Y ya entonces funcionaba aquello del enchufismo por interinidad, de forma que tuve que sacar más de nueve de media...
Con el tiempo fui enterándome de que los profes de lengua y literatura castellana eran los principales enemigos de la creación, de la lengua, de la literatura como arte... No tengo espíritu corporativo. Con el tiempo dejé lo de profesor de insti, (año 2000) y todavía recuerdo que aquello del desconocimiento del poema de Gil de Biedma no fue casualidad, fue premonitorio... No había pasión, no había interés, no había vida y vocación en aquellos más de 6.000 opositores, sino "meterse de funcionarios" y cobrar, eso sí, cobrar cada fin de mes.
Y ver este estupendo blog, con estos textos me ha traído todo aquello. Espero que no lo veas como una batallita, sino de una relación muy especial con ese estupendo poema.
Gracias. Abrazos

Anita :) dijo...

¡Hola! Soy estudiante de Filología Hispánica en busca y captura de inspiración para un trabajo sobre "La influencia de Diario de un poeta reciencasado en la literatura del siglo XX" y buscando un poema de Pedro Salinas perteneciente a Presagios he ido a parar aquí por casualidad...y visto lo visto creo que me quedo ;)

P.D A Agustín Romero Barroso: ¡Pero qué razón tienes! (y qué triste que sea así)

Un saludo.

angel dijo...

Gracias por este poema-diatriba de uno de los más grandes autores de nuestra lengua común, a cuyos poemarios recurro con frecuencia.

Un gusto descubrirte.


Saludos...

FRAC dijo...

"Que la vida iba en serio uno lo empieza a comprender más tarde..."
Gil de Biedma, así como los otros poetas de la Barcelona de aquella época: sí a todos.

He paseado por las palabras poéticas de tu blog. Un placer.

El callejón de los negros dijo...

Hace muy poco que lo he descubierto y estoy encantado con sus versos, con su forma de contar las cosas. No leo mucha poesía pero Gil de Biedma me hará repetir.

Saludos
Antonio

Francisco Ortiz dijo...

Muy, muy interesante. Y muy apropiado, porque complementa a la perfección el poema ese texto posterior breve y clarificador.

María dijo...

Me ha encantado JOSELU,

No conocía en absoluto y para nada a este escritor.
Da un poco de pena, pensar como podía estar por dentro cuando lo escribió, desde luego este tío, es que no se quería nada, de nada. Pero la crueldad con la que habla de si mismo, lo hace de verdad. Casi nadie es capaz de ser tan crítico, ni duro consigo mismo.
A mi esta gente, me pasma. Supongo que si es tan duro consigo mismo, no quiero ni pensar cómo lo será con los demás, asusta, la verdad.

Pero te repito, me ha encantado.

Muchos besos.

César dijo...

Hola Joselu, acabo de descubrir este otro blog. El poema me ha dejado sin palabras, impresionante.

Joselu dijo...

Hola, César, tengo muy olvidado este blog. Hace mucho que no publico en él, pero guardo un cálido recuerdo de cuando me dedicaba a rastrear poemas y comentarlos. Gracias por traerme aquí de nuevo. Un abrazo.

Josep Fábrega Agea dijo...

Yo lo veo en la esfera de Rimbaud.
Claramente.

Jeanne dijo...

He descubierto la poesía de este autor a través de la gran pantalla (El cónsul de Sodoma) y desde entonces estoy rendida a sus pies.

Al leer tu post he dado un paso mas allá. Gracias por abrirme un poco mas los ojos.

Seguiré tus pasos. Me llevo tu enlace.

Jeanne

JosEvelio dijo...

Muchas gracias: He llegado a "Palabra poética por el Sr. Reinerio Ramirez Pereira. El poema de Gil de Biedma, es descojonante.m Me ha recordado:

“Un poeta es alguien que ve más allá en el mundo circundante
y más adentro en el mundo interior. Pero además debe unir a
esas condiciones una tercera más difícil: hacer ver lo que ve”

Dulce María Loynaz

-Ya se llegar solo!!

José Luis Martínez Clares dijo...

Un poema tan excesivo como real porque la vida a pie de noche no puede ser de otra manera. Saludos