27 diciembre 2005

WALKING AROUND


Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
Navegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

Sin embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío.

No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tapias mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.

No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos
ateridos, muriéndome de pena.

Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapatería con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.

Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos
Colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos
que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.

Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran
lentas lágrimas sucias.

Pablo Neruda (1904-1973)
Residencia en la tierra II (1933-1935)

La Segunda Residencia está compuesta en los años de estancia del poeta en España, tras unos años de diplomático en Extremo Oriente (La India, Indonesia) en los que escribirá un libro de tono absolutamente novedoso al que llamaremos la Primera Residencia (1925-1932). Pablo Neruda se inscribe en la ruptura vanguardista de los años 20 contra la poesía y el arte tradicional y caracterizado por la pureza. Junto a Cesar Vallejo y su libro Trilce (1922) y Vicente Huidobro y su obra Altazor (1919-1931) componen una triada de los fundadores de la primera vanguardia literaria en Hispanoamérica. Podríamos relacionarlo también con el sombrío libro de T.S. Elliot The waste land (1922) en el que aparece también una imagen problemática, oscura y contradictoria del ser humano en el mundo. En la literatura española podríamos emparentarlo con el libro Sobre los ángeles de Rafael Alberti y con el extraordinario alegato poético y social que constituyó Poeta en Nueva York (1931) de Federico García Lorca.

Si hay una poesía que se sitúa en las antípodas de la que hemos comentado en post anteriores (Juan Ramón Jiménez, Pedro Salinas...) es la de Pablo Neruda. De hecho Juan Ramón Jiménez y Pablo Neruda repesentan polos opuestos y mantuvieron una fuerte rivalidad y enfrentamientos personales y poéticos. No en vano, el poeta de Moguer había sido la primera influencia que recibieron los jóvenes poetas del 27. Con la llegada de los años sombríos de finales de la década de los 20 y los años 30, la figura de Pablo Neruda será el nuevo foco de luz que iluminará a los ya maduros poetas de la generación de Lorca, Alberti, Aleixandre...

Según la nueva poética de Neruda, el mundo no está bien hecho, el ser humano es una porción de fragmentos descoyuntados, hundidos en el desarraigo existencial. La civilización supone la escisión entre mundo y mente. La vida es continua alienación y el hombre se hunde en la náusea y en un mar de angustia. Es lo que refleja el poema que hoy comentamos Walking Around.
El poeta camina solo en la gran ciudad como ser gregario, perdido entre la multitud anónima. La vida es vulgar y uniforme. Neruda refleja la fealdad, la aridez, la separación, la violencia de ese orden impersonal, burocrático y mercantil. Todo es inhóspito, el poeta "navegando en un agua de origen y ceniza", "hospitales donde los huesos salen por la ventana, / a ciertas zapaterías con olor a vinagre,/ a calles espantosas como grietas/ (...) paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia, /y patios donde hay ropas colgadas de un alambre: calzoncillos, toallas y camisas que lloran lentas lágrimas sucias.

Todo emana desamparo y un frío mortal. Neruda pinta la ciudad como los pintores expresionistas. Los hombres que deambulan por ella son dirigidos por ordinarios y vulgares destinos. La visión del poema es prosaica y degradada... pero, sin embargo, Neruda rescata toda esta materia deforme y pedestre, toda esta realidad perecedera y ruinosa... El poeta recoge todos estos desechos y su angustia existencial para convertirlo en palabra poética, muestra la pluralidad de lo real, convierte el caos y el desorden en un nuevo lenguaje poético que se revela como campo de fuerzas contradictorias. No nace esta nueva poética de la tradición literaria, sino de su propia aprehensión de un mundo caótico, feo y contradictorio en el que el hombre se ve perdido, sin mitos a qué asirse. Constituye con los otros poetas que hemos citado el nacimiento de una nueva poética en consonancia con las vanguardia artísticas que se alejan de la "pureza". La poesía de Neruda no puede entenderse sólo como muestra de una tradición o antitradición hispana. Revela todo un movimiento internacional que se dio en los años 20 y 30.

Su lenguaje, como el mundo que muestra, es desarticulado, conecta con el antiarte, es un arte de la negación sombrío y angustiado. Revela la insumisión, el rechazo, el vómito, el surgimiento de la tiniebla interior... Está cargado de desazón y de oscuridad. Da salida a los más oscuros instintos del hombre. Pero a partir de una obra como ésta, la realidad poética se ha ensanchado poderosamente. La poesía ya no se centra en la búsqueda de la trascendencia o de la belleza o la eternidad. Estas no están por aquí. El mundo es sombrío y el ser humano camina como un caracol encogido entre tinieblas de ciudades deshumanizadas.

14 comentarios:

Víctor Manuel Ramos dijo...

Tremendo. Pablo Neruda se las ingenia como un ente de otro mundo para sonar siempre fresco, aunque le hubiésemos leído las mismas palabras decenas de veces.

Ver mi Libro abierto.

Rodolfo N dijo...

Joselu. Que maravilla, el delirio majestuoso de Neruda, y tu espíritu docente que te estalla.Feliz año.

simalme dijo...

No recordaba ya este poema, y qué recuerdos. Si no te importa te lo robo y lo pongo en mis "senderos". Maravilloso.

Isa dijo...

Hola Joselu, hermoso blog el que tienes aquí. Veo que compartimos el mismo amor por la literatura. Yo tampoco quisiera perderte la pista ya que me interesa lo que escribes. Muchos saludos y gracias por visitarme.

nika dijo...

Neruda. El poeta favorito de mi padre. Antes (él) solía recitarlo de memoria.
Gracias

Rodolfo N dijo...

Joselu: Ya que eres tan buen docente, como creo, se me ocurrió una idea (quiza ya muy gastada), pero porque Uds., que leen tan a menudo, no escriben síntesis de novelas o libros que han leído, para los que no tenemos la suerte o el tiempo para hacerlo.Por ej. Personajes. tema argumental, al que le interese el tema , leera el libro y conocerá el final. Y al que no ,leerá otra cosa.Es una locura?. "Selecciones" , lo hace desde hace muchos años.

Joselu dijo...

El problema, amigo Rodolfo, es la falta de tiempo. Hacer una recensión coherente es una tarea ardua. A mis alumnos les preparo dossieres sobre sus lectura, pero son sobre libros muy elementales. En bachillerato tienen que leer Cien años de Soledad de Gabriel García Márquez, pero dudo que lo lean. Yo lo estoy terminando por cuarta vez para poder explicarlo. Mi padre era muy aficioado al Selecciones del Reader's Digest y yo aprovechaba para leerme sus extractos. ¿Se sigue publicando? Hace mucho tiempo que no lo veo por ninguna parte.
Esa es la causa: he de corregir mucho, preparar las clases, dedicarme a mi familia, leer para mí placer fuera de lo que explico en clase... No llego. Un abrazo.

Anónimo dijo...

También soy profesor de lengua y literatura en un IES.
Sé que es sólo un lapsus pero el "mí" de "mí placer fuera de ..." no debería llevar la tilde.
Por otra parte muy interesante el blog.

Joselu dijo...

Pues sí, usuario anónimo, se me escapó una tilde apócrifa que no sé cómo corregir. Gracias por tu apreciación. Me encantaría recibir tus comentarios sobre el contenido o sobre los poemas. Cuanto más ensanchemos los puntos de vista, más rico será el resultado. Un saludo.

sinsaberhablarleaunamanzana dijo...

mi poema favorito te diria mas pero son las tres de la mañana. falacia de atingencia.

Anónimo dijo...

Neruda is amazing.

Pablo dijo...

Joselu, gracias por tu buen blog! Soy Profesor de Matemáticas y no por eso no me gusta la lectura, me encanta y cada vez descubró más cosas lindas en los poemas de Neruda. Un abrazo y espero seguir reconociendo tu trabajo, sigue!!

Daniela Gavilán dijo...

Walwing Around es uno de mis poemas favoritos, creo que es porque representa lo que muchas veces todos hemos sentido, pero somos incapaces de describir, un hastío con nuestro entorno, muchas veces nos sentimos ajenos a lo que nos rodea, y aunque somos parte de todo ello, nos sentimos aparte...como contemplando todo ello desde otra perspectiva.

((Estudiante 2ºMedio D-519))Concep, Chile

Anónimo dijo...

¿Neruda camina con ojos spleenicos?